Si alguna vez soñaste que volabas, ahora puedes hacerlo realidad de forma fácil y segura practicando parapente.

Los aventureros del aire tienen una cita en Oia. Desde los montes de O Castro o de Corbelo, se puede sentir el arte de volar y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro.

Aprovechando las corrientes térmicas y dinámicas, el vuelo a vela, más silencioso que el de motor, se convierten en un suave trascurrir de sensaciones únicas que no deja indiferente a quien las experimente. Silencio, libertad y aventura.
Para volar no se requieren grandes atletas. En el aire todos somos iguales y no hay barreras que dificulten la sensación de sentirnos vivos. Al contrario de lo que se pueda pensar, dista de ser arriesgado. Porque la tecnología también ha llegado al aire y los vuelos ser realizan en un cómodo asiento biplaza, en compañía de un instructor con teléfono celular, radio, airbag, paracaídas de urgencia y radio, garantizando la seguridad del iniciado.

Y para quien no se atreva, siempre le quedará la espectacular visión que estos hombres-pájaro ofrecen desde las alturas, o subir al monte y descubrir in situ los secretos que esconden los preparativos de esta singular forma de viajar.

¡Anímate, una vez que lo pruebes desearás volver!

Distancia


4Km.

Contenido relacionado: Deportes