La Catedral de Santiago de Compostela está en pleno corazón del casco histórico de la ciudad.

No en vano, la propia ciudad y su muralla fueron construidas entorno a ella. La fachada principal, orientada hacia el oeste, preside la célebre Plaza del Obradoiro, mirando hacia el Pazo de Raxoi.

El monumento está rodeado de más plazas, lo que nos permite realizar una ruta alrededor de la Catedral. Orientada hacia el norte se encuentra la Plaza de la Inmaculada o Azabachería, mirando hacia San Martín Pinario. Al sur, la Plaza de las Platerías, con la Torre del Reloj o Berenguela, que asoma también a la Plaza de la Quintana, ya por el este, en donde se halla la Puerta Santa, que se abre sólo en Año Santo.